“Ponte en mi Piel”, penetra en una espiral tóxica de pasión y deseo y es una canción de soledad y desamor, donde la obsesión por poner piel con piel de otra persona desata la locura. “Ponte en mi Piel”, una de las canciones más contundentes del nuevo trabajo del sevillano, con reminiscencias al sonido de los 90 y con la aportación orgánica de bases rítmicas electrónicas.